Y LA HISTORIA SE REPITE…ARGENTINA LE VUELVE A GANAR A MÉXICO EN OCTAVOS

29 Jun

Argentina le vuelve a ganar a México en octavos de final, aunque esta vez,  3-1 con una ayuda del árbitro, un error de Osorio (y una excelente definición de Higuaín) y un golazo de Tévez. Chicharito descontó para el tri
Gol de Tevez

Desde el momento en que el partido entre México y Uruguay tuvo declarado un ganador, en México ya se hablaba de cómo iba a hacer Aguirre para frenar al desequilibrante Lionel Messi, pese a que  Argentina todavía no había jugado con Grecia y por ende, no tenía asegurado su pase a octavos de final.

            En la conferencia de prensa terminado ese encuentro, aún con aquel sabor en la boca tan amargo como la derrota que el equipo charrúa le había dejado al seleccionado mexicano, Cuauhtémoc Blanco salió a decir que tanto él como sus compañeros  no le tenían miedo a Argentina y estaban preparados para enfrentarse a cualquiera. Los seleccionados aztecas se mostraban bastante optimistas, dispuestos a cobrar la revancha a la misma selección que los dejó fuera del Mundial, cuatro años atrás. 

            Una vez que Argentina le ganó a Grecia y el choque en octavos oficialmente se volvía a repetir entre las dos escuadras que se enfrentaron en Alemania 2006, se hizo a un lado todo marco hipotético para dar lugar a la construcción de una realidad. Es a partir de este momento que la mayor parte del pueblo mexicano dio por sentada la victoria de la selección albiceleste. Dicen que cada pueblo tiene el gobierno que se merece, y por qué no, la selección de fútbol, también.

            Es este pesimismo característica del pueblo mexicano. Algunos pensadores como Octavio Paz, lo llaman “complejo de inferioridad”. Aunque habría que ver si lo que realmente habitaba en las cabeza de cada uno de los mexicanos era pesimismo, realismo o se trataba más que nada, de un mecanismo cobarde de defensa. Porque es más fácil garantizar una derrota cuando se tiene en frente a un rival con tanta historia futbolística como Argentina  para después, en caso de darse lo contrario, salir a decir “Le ganamos a un candidato, sí se pudo”. ¿Acaso pasar el quinto partido y encima ganándole a Argentina reafirmaba un excelente trabajo futbolísticamente hablando por parte de los mexicanos? Ir a buscar un quinto partido es tener una mentalidad de perdedor. Da igual si un equipo tiene la capacidad o no para llegar más lejos, ponerse un límite de media tabla no es ser realista, sino conformista. Y los conformistas jamás van a llegar lejos en ningún ámbito.

            Algunos jugadores como Rafa Márquez, tuvieron que salir a manifestar el descontento con su gente que no confiaba en el seleccionado de su país.  Y ojo, que el apoyo del pueblo muchas veces juega un papel importante en lo anímico de los jugadores. Aunque este pesimismo (o llámelo como le quiera llamar), más allá de afectar a  quienes están dentro del campo de juego peleando  cada pelota, preocupó de sobremanera a su técnico Javier Aguirre. O al menos esa fue la sensación que dio en la conferencia de prensa un día antes del partido.

            El técnico de la selección mexicana llegó a la sala muy serio como de costumbre, aunque esta vez con una gorra puesta que le fue tapando los ojos a medida que las preguntas avanzaban. “Nadie da un peso por México” decía, aunque él tampoco parecía darlo con esas actitudes que mostró ante las cámaras de todo el mundo. Y acá entra en juego la actitud que les habrá plasmado a  sus jugadores. Mientras en Argentina se tiene un técnico tan polémico como Diego Armando Maradona, que no le tembló la voz al decirles a los periodistas que la siguieran mamando, a los mexicanos les tocó tener en frente a un técnico que, sabiendo el partido que venía,  no se animó a mirar a los ojos a esta misma gente. Formas opuestas de encarar la vida, y en este caso, un partido de fútbol.

            Por otro lado, el técnico argentino, horas antes de este encuentro, declaró que a México se le iba a dar el respeto que merecía, aunque Aguirre debía saber que la selección albiceleste le tiraría dentro de la cancha “toda la historia del fútbol argentino”. Pocos supieron entender esta frase del Diez, y por eso siguieron preocupándose por cómo se debía marcar a Messi. ¿Marca personal o por área? Lo que nadie tuvo en cuenta es que Messi no es Argentina y que Argentina cuenta con diez jugadores más que también dan pelea.

            Llegó el partido y ambas selecciones presentaron cambios respecto a los encuentros anteriores. En México sorprendía que Guille Franco, quien no había gustado en sus anteriores presentaciones pese a ser titular en todas,  estuviese en el banco (dicen que no estaba al cien por ciento físicamente) y que el Bofo Bautista, que fue probablemente el jugador más criticado en el momento que Aguirre dio la lista de los 23 jugadores, fuese titular desde el inicio. El otro que arrancó desde un principio fue Javier “Chicharito” Hernández, aquel joven que prometía ser el héroe de la selección azteca. En Argentina, Maradona decidió no arriesgar como lo venía haciendo y prefirió dejar en el banco a Jonás Gutiérrez para dar lugar a Nicolás Otamendi, un lateral con más marca. Además, decidió dejar a la Brujita Verón, para poner de titular al jugador más odiado por los mexicanos en el Mundial pasado: Maxi Rodríguez, autor del gol que los dejó afuera. También tuvo que hacer un cambio “obligado” debido a ciertas molestias que presentó el jugador Samuel, hecho que derivó en la inclusión de Nicolás Burdisso en el comienzo del partido.

Los primeros minutos fueron claramente de México; a poco tiempo de haber empezado, Salcido tiró un zapatazo de afuera del área que hizo que la pelota pegara en el travesaño, provocando una gran exaltación en todos los argentinos que pudieron ver el partido. Guardado tuvo un disparo al arco que pudo haber terminado en gol si la pelota no hubiera tomado aquel efecto que la desvía de los tres palos y la manda afuera.

Argentina por otro lado, tras la ausencia de Jonás Gutiérrez, no tenía cómo salir jugando con la pelota y es por eso que sus defensas optaron por dar pases largos al área rival, donde estaban ubicados Messi, Tévez e Higuaín. Cerca de los 26 minutos cayó el primer gol de la selección albiceleste, gol que daría mucho que hablar. Es que tras un disparo de Messi al arco del Conejo, el arquero sale bien aunque no consigue quedarse con la pelota y el 10 argentino la logra robar para dar un pase a Carlos Tevez, quien estando en off-side la mete con la cabeza.

Pese a estar prohibido por la FIFA, las pantallas del estadio mostraron la repetición de la jugada y después de verla los mexicanos se fueron contra al árbitro a quejarse, con toda la razón, del gol que debía ser anulado.  Pero el italiano Roberto Rosetti, por más que haya reconocido su error, decidió cobrarlo igual ya que reglamentariamente los árbitros tienen prohibido apoyarse en  la tecnología a la hora de tomar decisiones como lo es marcar un gol.

            El equipo mexicano se desmoronó y la selección argentina supo aprovechar su mal momento; a poco tiempo de finalizar los primeros cuarenta y cinco minutos, el defensa mexicano Ricardo Osorio cometió un grosero error cerca de su área, dejando a Gonzalo Higuaín solo contra el arquero.  Y al Pipita no lo podés dejar con la pelota en el área, porque es un experto en convertir goles desde ahí. Dicho y hecho, no dudó en enganchar, amagar al arquero e inflar la red. Con el 2-0, el equipo mexicano se olvidó que todavía tenía sesenta y cuatro minutos más para empatar y no logró calmar su desesperación.

Ya en el segundo tiempo Argentina le cedió un poco más la pelota a la selección mexicana, que no sabía qué hacer con ella. Carlos Tevez logró meter un golazo a un poco más de veinte metros del arco, liquidando el partido. Aunque más tarde descontaría el gran salvador Chicachirto. Lástima para La Volpe, y otros soñadores, que no les alcanzó.

Una vez terminado el partido, la bronca de los jugadores y de los aficionados mexicanos se hizo manifestar. El diario español Marca titulaba la victoria diciendo “la mano de Rosetti conduce a cuartos a Argentina”. Algunos futbolistas declararon que el partido se perdió por el gol que debía ser anulado y no lo fue.

Esa misma mañana en el partido entre Inglaterra vs Alemania, Lampard había convertido un golazo: la pelota picó en la línea, entró más de dos metros y volvió a salir. Aunque el arquero alemán, muy astuto, hizo como si no hubiese entrado, la agarró y rápidamente la pasó para que el juego siguiera. El gol no fue cobrado por el árbitro uruguayo Larrionda, ni por su asistente. Si se hubiese cobrado, probablemente el resultado hubiese sido otro; pero el hubiera no existe.  Alemania logró meter cuatro goles y así pasar merecidamente a cuartos de final.

México necesita un cambio de mentalidad. Mientras que en ese país se siga señalando más el error del otro que el propio, su fútbol va a seguir siendo mediocre. Culpar al árbitro de una derrota no es razón suficiente; es parte del trabajo de los jugadores el poder mentalizarse y lograr empatar el partido cuando se empieza perdiendo. Argentina no le ganó uno a cero, sino que le metió tres. “Un robo, un error y un golazo”, decían en el programa Los Protagonistas. Y sí, el fútbol no se trata nada más que de aciertos propios sino también de desaciertos del rival. Hay que dejar de lado el hecho de que el árbitro se equivocó y empezar a cuestionarse las deficiencias que tuvo el técnico al momento del plantear el equipo. El Bofo Bautista por más jugadorazo que sea, es un veterano que no tenía la calidad suficiente como para arrancar un partido tan decisivo como lo son los de octavos de final. Si el Guille Franco no había mostrado un buen nivel en ninguno de los encuentros anteriores, por qué lo iba a hacer ahora. Era en el medio tiempo cuando el cuerpo técnico debía mentalizar a los jugadores para que tuvieran la calma y la confianza de poder remontar el resultado. Pero de qué confianza se puede hablar si se tiene al frente a un técnico que no fue capaz de mirar a los periodistas a los ojos, un día anterior.  Tampoco hizo los cambios que correspondían en el momento adecuado.

Higuaín le enseñó a Osorio cómo se tiene que definir en el área ajena, y hay que entender que por más fácil que él haya hecho ver ese gol, no cualquiera es capaz de meterlo. Por otro lado, por más baldazo de agua fría que hayan recibido los mexicanos a raíz de estos primeros dos goles, está en la capacidad de los futbolistas, que suponen ser los mejores del país, el poder mentalizarse para no tener los ánimos por el piso, y así poder seguir luchando. Los errores arbitrales, los errores defensivos y tantos otros errores más, son normales en el fútbol y mientras no se tomen medidas al respecto,  hay que aprender a vivir con ellos.

En cuanto a Argentina, cumplió con las declaraciones de Diego Armando Maradona. Desde un principio se pudo ver cómo la selección albiceleste salió a respetar al rival, dejándolo jugar aunque sin confiarse. Fue un tú por tú. Pero sobre todas las cosas, más allá de los aciertos argentinos, se puede decir que Argentina ganó con la camiseta. La grandeza de su selección no tiene nada que ver con el excelente nivel que puede llegar a mostrar con las individualidades de algunos, al menos esta vez no. Por momentos México hasta llegó a ser más.

            Los jugadores realmente tiraron la historia del fútbol argentino en la cancha y es por eso que logró marcar la diferencia, más allá de que el fútbol desplegado por ambas selecciones, no fue el mejor. Y es precisamente este detalle lo que hace a una selección grande: jugar con muchos errores y seguir ganando.

Finalmente, la historia se vuelve a repetir y Argentina nuevamente se enfrentará a Alemania en cuartos de final. Ahora le toca a la albiceleste cobrar la revancha y demostrar que tiene jugadores de suficiente nivel para ser campeones. Aunque Maradona tendrá que tener en cuenta que ante el equipo teutón deben salir más ordenados pero con la mentalidad ganadora que suele caracterizarlos. Tal vez debería replantearse algunas cosas respecto al partido frente a México y analizar qué le conviene más: si poner una alineación cuidándose de las virtudes del rival, como lo hizo en este último; o armar un esquema donde se potencie el nivel de Messi y sus compañeros, para lograr ser letales. Es verdad que presentando un esquema más ofensivo, con laterales como Jonás Gutiérrez que atacan más y mejor de lo que defienden, se puede llegar a arriesgar bastante; pero como dice el dicho, “el que no arriesga, no gana”.

            Messi quiere su gol y tanto él como el resto de los jugadores argentinos deberán salir a romperse el alma para poder ganarle a esta poderosa Alemania, que es clara candidata a ganar la Copa. Sólo que esta vez, el peso de las camisetas es igual para las dos selecciones: la historia de cada una puede jugar, pero será un factor leve en comparación al juego que deberán presentar ambas escuadras. Y las dos tienen con qué darle para llegar a la final…habrá que ver cuál comete menos errores y logra aprovechar más los recursos que tiene para ganar un partido que  todavía no tiene un claro favorito definido.

3 Responses to “Y LA HISTORIA SE REPITE…ARGENTINA LE VUELVE A GANAR A MÉXICO EN OCTAVOS”

  1. Mariano June 29, 2010 at 4:19 am #

    Mentalidad perdedora la tienen muchos, pero no a la manera que Octavio Paz o cualquier psicoanalista -disciplina repudiable- podría señalar. Eso en la cancha se vio, México después del error de Osorio se vino abajo, y solo ciertos jugadores, Chicharito, Gio y Salcido, salieron a seguir dando pelea. A Guardado lo sentaron. Los demás, como dices se conformaron, pero evidenciaron un equipo con futbolistas de diferente “mentalidad.”

    Y luego, antes, después y al principio, están los maquiavélicos experimentos de un técnico que puso a jugar gente que no estaba al 100, en un equipo con una banca importante. El punto es que no creo que se algo tan “sencillo” como creer a un equipo “conformista” y al otro “ganador”, porque el error arbitral y el de la defensa NADA tienen que ver con ello, y ni siquiera podemos hablar de un Argentina superior, no, n podemos, cuando el tercer gol, el “más legítimo” viene de un jugador, Tévez, puesto que Messi desapareció del campo.

    Vamos, que no justifico la derrota con el error arbitral, esto es fútbol. Pero creo que necesitas un análisis más amplio… y conocer más mexicanos, que no todos nos creemos inferiores.

    • aldanaperazzo June 29, 2010 at 4:39 am #

      Sin duda jugadores como Salcido y Chicharito dieron todo en la cancha, y me quedo sobre todo con la actuación de Salcido que fue un guerrero. Ahora, si eso fue lo mejor de Gio, cuánto lo inflaron (o lo del hermano realmente lo habrá afectado?)
      1. Estoy de acuerdo con lo que “no todos nos creemos inferiores” GRACIAS a Dios que no es así. Pero decime si la forma en que salió a declarar Aguirre antes del partido no dio la sensación de alguien totalmente vencido? (da igual si fue estrategia o no, desde el momento que es “realista” y dice que México está jodido y que su fútbol no estaba para llegar muy lejos, con qué motivación va a salir a hablarle a los jugadores?)

      2. Puede ser que Aguirre haya planteado mal las cosas desde un principio..o teóricamente haya estado bien y en la práctica no haya funcionado; los cambios tardaron en llegar. Pero Argentina jugó pésimo también, con un planteo que no venía teniendo desde hace tiempo. Obviamente las cosas no se reducen a un pensamiento “conformista o ganador” pero si decimos que Argentina no fue del todo superior, que Messi ni pudo brillar, se puede decir entonces que las cosas no pasaron 100% por lo futbolístico

      3. Creo que México dominó al principio, ya en el segundo tiempo si bien tuvo la pelota, no supo qué hacer con ella. Argentina supo aprovechar los errores y concretar. Sé que es un golpe bajo lo del gol, pero con un poquito de actitud y habilidad capaz se pudo haber empatado. Si vemos el partido de Chile vs España es claro que España tiene mejores jugadores aunque el partido estuvo bastante parejo y aún con la mala expulsión de Estrada el equipo chileno dio más pelea cuando España mostraba mejor fútbol que el que mostró Argentina. Y creo que México tiene mejores individualidades que Chile como para marcar una diferencia. Lástima que a los chilenos no les alcanzó. Pero bueno, todos los partidos son diferente, marcados por distintas circunstancias.

      4. Con respecto a lo del psicoanálisis, entiendo a los que creen que es una gran estafa, o disciplina repudiable. Pero ahí cada quien, admito que yo sí creo en varias cosas que se plantean a raíz de éste.

      En fin, gracias por el comentario
      nos leemos 🙂

  2. Mariano June 29, 2010 at 5:13 am #

    Pues creo estamos bastante de acuerdo, es sólo que no leí eso en la columna.

    Ahora bien, antes del partido con la conferencia del emo-Aguirre comentabas que importaba un bledo -y yo estoy de acuerdo- su actitud frente alos medios si ésta se transmitía correctamente a los jugadores…

    Primero: coincido en que lo anímico fue factor DETERMINANTE, y no creo que obedezca a nada que aparezca en el laberinto de la Soledad ni mucho menos, “there’s people who take it very well, there’s some people who take it on themselves” Márquez yendo a buscar la falta con Messi, Chicharo anotando…

    Segundo: No QUIERO, porque no debería hacerlo, comparar a los seleccionados mexicano y argentino, pero supongamos que el nuestro tiene buenos jugadores, y sabemos que los suyos lo son, pero qué hacer con un esquema amorfo e inexplicable plagado de personajes malos, lentos o severamente tocados….? Maradona besa y da nalgadas, pero creo técnico no es, pero al menos deja jugar AL QUE MEJOR ESTÁ. Los cambios tardaron, el plantel de inicio falló con un Osorio vacilante y un BOFO !?!?

    Vamos, que yo no me bajo de mi burro que la culpa no la tuvo el indio, sino el que lo hizo compadre.

    Aguirre al Congreso… (si se puede en Francia….)

    P.S. NOT con lo último.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: