Y dónde quedó la seriedad

26 Jul

 

Desde hace varios años  el “puterío” vende en la sociedad argentina. Por eso programas como “Bailando por un sueño” tienen alto puntaje de rating y personajes como Ricardo Fort, que no serían nadie si no se pusieran a hablar incoherencias totalmente irrelevantes al mundo frente a una cámara, son tan conocidos.  Pero esta enfermedad, este chusmerío barato que entretiene a una sociedad cada vez menos educada para elegir ver contenidos de mayor calidad, también ha invadido el campo futbolístico.

            Y no se trata solamente de culpar a la prensa, que muchas veces genera cierto ambiente cabaretero dentro del deporte, sino que hoy vemos a los mismos protagonistas ejercer un circo, que puede ser entretenido las primeras veces, pero empieza a ser bastante tedioso a medida que pasa el tiempo y deja de ser un chiste para convertirse en una realidad deportiva.

            “El show del fútbol”, popularmente conocido como “El programa de Fantino” (hasta tiene un hashtag en twitter) se caracteriza por constantemente armar polémica de cualquier situación “incómoda” que se presente en este deporte. En las redes sociales son muchos los que dicen que en este programa se “habla de todo menos de fútbol”; sin embargo, son miles los seguidores que tiene, pese a empezar tan tarde en la noche del domingo y terminar en la madrugada del lunes, cuando a pocas horas hay que levantarse para ir a estudiar o trabajar.

            Ayer a la noche, este programa que generalmente más que informar, entretiene con la presencia de quienes conforman la mesa de debate y con sus discusiones estancadas que pocas veces llegan a algo, consiguió tener entrevista telefónica con los personajes principales de los dos best-sellers en este momento: sí, con Diego Maradona y Juan Román Riquelme. Es que estas últimas semanas, el fútbol y el mundo periodístico del deporte giran en torno a la continuidad del primero como director técnico en la selección argentina y la renovación por cuatro años del segundo, en Boca. Dos novelas que dan mucho que hablar pero que siguen sin resolverse.

            Se podría decir que la AFA perdió la poca seriedad que tenía en el momento que eligió a Diego Armando Maradona como director técnico de la selección argentina. Porque este señor, nada más y nada menos, que el mejor jugador que pudo haber tenido Argentina y el mundo, no tenía experiencia para dirigir y para colmo, recibió en sus manos a una selección bastante golpeada que tuvo que rearmar para enfrentar el mayor reto que puede tener un director técnico, al igual que un jugador: el Mundial. Pero muchos nos compramos el cuentito de la falta de “motivación” por parte de los jugadores, que sólo Maradona podía sacar adelante junto a un cuerpo de personas “capacitado” que lo asesoraría en lo técnico. Y no, la motivación era lo de menos. La selección hace tiempo que sufre de problemas mayores que van más allá de sentir o no la camiseta.

            En la conversación de ayer con el todavía técnico de la selección argentina, Maradona dio razones suficientes para no continuar en el cargo. Volvió a decir que  frente Alemania no podía cambiar el equipo que venía ganando todos los partidos, como si hacerlo fuese un pecado. No se necesita haber estudiado un curso de dirección técnica para entender que un buen técnico es aquel que estudia al rival y arma al equipo que mayor lo incomode a éste. Los esquemas tácticos se arman acorde a las circunstancias y el partido contra Alemania se planteó mal desde la alineación.  

            Aunque acá viene lo más indignante de todo. Cuando su “amigo” Toti Pasman, el mismo que tuvo que soportar que Diego le dijera sutilmente que “la tenía adentro”, le preguntó si vio el partido contra Alemania, nuestro capacitado director técnico le contestó que no y que no lo pensaba  hacer.

Podemos interpretar esta respuesta de dos formas: O está siendo sincero y expuso su incapacidad para seguir dirigiendo, o vio el partido más de una vez, lo analizó y dio esa respuesta poco deseable porque el que la preguntó no es de su agrado. Y sabemos cómo le responde a los periodistas que no comparten su visión. Lo cierto es que ambas interpretaciones vuelven a mostrar la poca seriedad con que se manejan las cosas en el fútbol argentino. Maradona sabía que miles de personas lo estaban escuchando en ese momento y que todas sus declaraciones saldrían en los periódicos del mundo al día siguiente y no supo dar una respuesta coherente (más allá de si sus intenciones eran joder a Pasman o no). Desde que terminó el Mundial, NUNCA escuchamos una autocrítica por parte de él, y eso es lo más triste; porque si admite que se equivocó, por lo menos se puede pensar en mejorar, pero si no empezamos por ver los errores propios, jamás se va a evolucionar.

            En este momento están reunidos Grondona y él para definir el futuro de un país.  De por sí, poco seria fue la AFA al decir que no tenía un plan B si Maradona no aceptaba seguir, y menos seria todavía, al optar por renovarle cuatro años más sin antes haber visto el proyecto presentado (si es que se presentó) del técnico. Maradona dijo que él sigue sólo si se mantiene el mismo cuerpo técnico que hasta ahora, hecho en que la AFA aparentemente no concuerda. Tevez salió ayer a respaldarlo, perdiendo toda seriedad también, y mostrando, por lo menos a mí, poco compromiso por mejorar las cosas. Poco serio fue el análisis hecho por quienes tienen que tomar una decisión a la hora de renovarle el contrato por tanto tiempo. Poco serio o demasiado cobarde. Es que viste cómo son las cosas, hay que ser un valiente y comerse las puteadas que sean, para ponerlo en su lugar a Maradona, porque a Maradona, se le perdona TODO (¿?)

Tanto el caso Maradona como Riquelme, se están manejando con poca ética y sobre todo, poco respeto hacia el hincha, que cada vez se desgasta más. Nos tienen de ignorantes (me pregunto si no será que lo somos) y se olvidan que el circo no dura para siempre. BASTA de actitudes individualistas por parte de los dirigentes, jugadores, técnicos, todos. Hay que pensar y jugar para el equipo en todo sentido, desde el lugar que le toca a cada uno. Terminemos con esta lucha de egos entre el ídolo y los dirigentes, donde el que cede pierde. Dejemos de aceptar todo lo que dice-hace el ídolo cómo si le debiéramos la vida. Nos dieron ENORMES alegrías, pero es obligación de todos analizar su presente y ver en qué pueden ser útiles hoy y en que no. Empecemos, de una vez por todas, en pensar en el bien del fútbol. La selección argentina, además de un proyecto, necesita un técnico serio que hable en sus decisiones tácticas; que hable con resultados y pase menos tiempo discutiendo con periodistas. El técnico con personalidad no es aquel que se para prepotente, frente a una cámara a dar discursos de motivación, a mostrar que él solo tiene el poder. Verdadera personalidad tiene aquel técnico que pasa desapercebido, pero que sabe conducir al equipo hasta explotar su máxima capacidad, mostrar todo su potencial (aunque muchas veces no se consiga la Copa Mundial).

   Pero bueno, a la gente en Argentina le gusta ser protagonista, le gusta sobresalir, hacerse notar. No sólo los jugadores quieren su gol. Y lo que necesitamos para realmente sobresalir, es ejercer lo contrario. Además, claro está, de dejar los intereses personales en un segundo plano y pensar tener uno en común, un proyecto colectivo.

            En pocas horas vamos a saber la resolución y espero que en esta bendita reunión se dejen de boludear y empiecen a ser serios. Si la selección argentina quiere ser la mejor del mundo, necesita tener además de los mejores jugadores, al mejor cuerpo técnico. Dejemos el circo de lado y empecemos a pensar qué es lo que nos conviene realmente FUTBOLÍSTCAMENTE hablando.  Y si nos toca seguir siendo un chiste, por lo menos que en estos cuatro años el dt se capacite y la AFA se comprometa más con el fútbol y menos en los negocios que tanto manchan la esencia del deporte.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: