Sin lógica

25 Jan

No hay explicación lógica para la mezcla que convulsiona el estómago y sube rasposa, como jugo gástrico, para luego ser expulsada del cuerpo en el momento más inoportuno. No hay explicación lógica para el deseo más oscuro que enciende las hormonas y deriva en un vómito verborrágico de posterior arrepentimiento. Hay sentido, persuasión de mala compañía.

Es obra del verano que desnuda hasta la más transparente tela que nos discreta. Son las altas temperaturas que levantan la piel para ver nacer una nueva, impúdica, insolente. Retrocedemos años, si es que se puede rejuvenecer. Y en el fondo, nos gusta.

Por ahí jugamos pulseadas estrambóticas que nos ganan de mano en este constante desafío de tambalearse en la cornisa invisible del respeto al otro. Qué te pasa che, es bastante común. Tan común como comer helado de limón en invierno, ¿no te pasa?

Dale, sacate las zapatillas y caminá descalzo por el pasto amarillo. Quemate con la mirada del paisaje corroído, que hasta hace poco fue verde. Sí, pasa. 

Como las nubes que forman dibujos abstractos y son interpretados en distintas partes del mundo. Porque el cielo es el mismo techo aglutinante de nuestra mortandad. Shhh. Hablá despacio que las hormigas duermen.

Dale, vení. Desatate los cordones de la adultez y andemos en el triciclo mental, como las hojas del árbol de al lado, que bailan coordinadas por el viento de la tarde. Después de todo, si en el fondo no existimos y sólo somos parte del viaje onírico de un dinosaurio futuro, al menos tenemos la certeza de que intentamos llegar. Porque llenamos de sinsentido la luna gris que era vacía y le dimos el olor de la tranquilidad mañanera, contenedora de tantas respuestas enigmáticas. O preguntas estúpidas, dormidas en el silencio, también pasa, y lo sabés.

Así que poné atención.En unas horas, acostado en ese pasto negro, vas a alzar la vista para señalarla y sonreír. No hay explicación lógica, no pierdas tiempo en buscarla.

Sí. Claro.

Es obra del verano que nos vuelca la melancolía en sus horas y nos romantiza en nuestra soledad momentánea de espíritu bohemio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: