Nocturno

28 Jan

Me despierta el murmullo de un canto desaforado. La agonía del éxtasis de dos cuerpos en sintonía. Afuera, el aire caliente moja a los locos con frío, no hay destello de luz que paute el inicio de nada.

Me despierta la calma de los que recién se duermen. Hay algo oscuro en la contemplación de los ojos cerrados. Cansancio. Eternidad. 
Silencio sublime del tiempo, que suspendido en la rutina cromática del reloj, vuelve siempre al mismo cero.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: