Nostalgia de no ser

28 Mar

Y de a poco te desvaneciste en el aire del olvido, liviano te dejaste volar hacia un dos por cuatro engominado y gris.
Así, desaparecieron los efectos nocivos de tu dosis constante, ante la ausencia de un todo, el punto final.
Ni la sonrisa es la huella que persigue la memoria ni la huella es el deseo de dejarnos morir. Perdimos las Pisadas para poder encontrarnos en nuestra soledad
y ahora caímos en la indiferencia nunca esperada de convertirnos en piedra, de hacer de abrazos jaulas asfixiantes.
Y la palabra amor, con la que tanto nos abanderábamos, se despersonifica al ritmo vertiginoso de la cadencia humana. Hoy si, mañana no. Pasado, tal vez
O nunca. Para siempre, se terminó.
Quién sos, para quién dónde cuándo
ya me olvidé.

Indago. Busco en el recuerdo tu tacto. Busco en el recuerdo del recuerdo aquel tacto cálido, hoy lejano y frío.

No encuentro nada, quién diría
ya se extinguió.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: