Panamericana

5 Oct
La rectitud del camino gris hacia la anulación del sentido, y el tiempo que pasa lento, no le importa aburrir.
Y en ese inapropiado sueño que asoma justo cuando te va a cerrar los ojos en medio de la ruta pisoteada por la rutina indiferente hay un programador que se solidariza con tu voluntad expropiada y te hace escuchar un Here comes the sun beatlero que te transporta a primaveras pasadas, llenas de color, a un Moby vestido de astronauta, a tiempos sin tiempo, sin responsabilidades más que reir mucho y pasarla bien, cuando decir boludo era mala palabra y el amor se inmiscuía en miradas fugaces de delantales verdes, en guiños de recreos llenos de alfajor con cindor, tan transparente y real.Entonces pasás por debajo del puente rojo y sabés que lo que viene después es más de lo mismo, querés escapar, retroceder, volver al punto cero de los primeros pasos, pero una fuerza mayor se interpone para encerrarte en la mañana lluviosa que solo reduce tus ansias a un café bien caliente y un corte de luz.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: